Luz, cámara, LIGLAB

La tríada “luz, cámara, acción” bien sirve para explicar la esencia de lo que hace LIGLAB, grupo de experimentación visual integrado por malabaristas, performers, fotógrafos y video-artistas que investigan las expresiones plástico-lumínicas en distintos espacios. Fotos de Eliana Moscovich.

El objetivo de LIGLAB es explorar las formas de la luz en distintos contextos y situaciones, una nueva experiencia sensorial unida por la creatividad y el colorido del movimiento y la sutileza de la técnica. Para ello, realizan malabares con pelotas, clavas, linternas con leds y frisbees lumínicos que, registrados en imágenes, crean acciones de  foto-performance.

Esta disciplina artística tiene su antecedente en el fotógrafo albanés Gjon Mili quien, desde la década del 1930, trabajó en la utilización del flash estroboscópico -emite múltiples haces de luz- para capturar la fugacidad de los trazos del artista Pablo Picasso en su atelier.

El curador independiente Rodrigo Alonso explica: “La caligrafía luminosa o pintura multimedia es un reencuentro de dos modos de escritura: el graffitti y la fotografía. Por su parte, la foto-performance da cuerpo a un tipo de obras en el cual el acto aparece inseparable de su traducción mediática, privilegiando el registro como soporte antes que la acción registrada”*1.

LIGLAB nació hace un año cuando los miembros de Electroarte *2, Miguel Masllorens, Diego Altabás y Alberto Brescia, convocaron a la fotógrafa Eliana Moscovich para indagar en el registro de sus presentaciones lumínicas en diferentes escenarios. El objetivo, contrarrestar la naturaleza efímera -acotada en tiempo y espacio- de la luz en movimiento para transformarla en movimiento capturado. Luego, se sumaron a LIGLAB Gisele Gimeno y Magalí Sikorski Wakoluk como colaboradoras.

El grupo realizó los primeros trabajos de experimentación y registro de imágenes en un estudio de fotografía, devenido en laboratorio, para luego trasladarse a espacios abiertos y urbanos emblemáticos de Buenos Aires y también a los bosques, lagos y montañas de Bariloche, las dos ciudades de las que provienen los miembros de LIGLAB.

La fotógrafa Eliana Moscovich explica la diferencia entre un foto-performance en un contexto urbano y otro natural: “La intervención con luces en la escena nocturna de la ciudad se acopla a un mapa de luces pre-existentes, agregando color y movimiento y resignificando la postal urbana. En cambio, las performances lumínicas en el medio natural, sean de día o de noche, suman a este entorno un elemento extraño como es la luz artificial, que otorga un evidente pero interesante contraste de formas”.

La primera exposición fotográfica del trabajo realizado por LIGLAB fue en noviembre de 2009 en el Centro Cultural “Carlos Gardel” en Buenos Aires. La muestra fue bautizada “Akwa”, concepto central de la espiritualidad de la tribu indígena Akawaio de Guyana, que equipara la luz y el brillo con la vida. Algo similar ocurre con la palabra Mapuche “Lig”, que significa “luz pura”, la existencia en su grado más sublime.

*1  Alonso, Rodrigo, “Performance, fotografía y video: la dialéctica entre el acto y el registro”, ensayo publicado en Revista CAIA – Arte y Recepción, Buenos Aires, 1997.

*2 Electroarte es un grupo de light performers argentinos que realizan shows de alto impacto, a través de un juego de la música, la actuación y todo tipo de malabares, entre ellos, con objetos lumínicos de K8, empresa dedicada al diseño de accesorios para malabarismo.

Entradas Relacionadas
Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *


Más comentadas