Cómo respirar correctamente (Entrega 1)

Al entrar en contacto con las técnicas respiratorias del Yôga Antiguo, el practicante va, poco a poco, reeducando su respiración. En una primera instancia, reaprenderá aquello que alguna vez ya supo: cómo respirar correctamente. Por Anahí Flores. Foto: Carla Albornoz

1. Respirar con conciencia

El primer paso para disfrutar de una buena respiración es tornarla consciente. O sea: respirar con la atención puesta en ese simple acto. Si bien es una actividad que se produce aunque no le prestemos atención (¡por suerte!), puesto que queremos mejorarla, habrá que tenerla en cuenta.

Observando atentamente la respiración percibiremos los puntos que hay que trabajar, qué cosas están bien y cuáles puede ser preciso cambiar.

Respire y exhale enfocando la atención en la respiración, como si nada más importara en este momento. Simple como eso. Saboree cada ciclo. Dese cuenta de la función de este intercambio con el exterior: cuando inspira, el mundo entra en usted. Cuando exhala, devuelve al mundo aquello que de él tomó, pero modificado. Es una comunicación que siempre estuvo allí, aunque quizás tan solo ahora la perciba.

2. Respirar por la nariz

La función de la nariz es respirar. Tanto para inspirar como para exhalar. La boca es una salida o entrada de emergencia, que puede ser utilizada para respirar en caso de que la puerta principal esté obstruida. Entonces, salvo excepciones, procure respirar por el lugar correcto.

Al inspirar por la nariz, el aire es filtrado y acondicionado para llegar a los pulmones en las mejores condiciones posibles. Al respirar por la boca, estamos más vulnerables porque ese filtro no interviene.

Al exhalar por la nariz, hacemos el camino opuesto a la inspiración y mantenemos el pasaje libre y en funcionamiento hacia ambos lados. Además, la exhalación por las fosas nasales garantiza la manutención de los filtros nasales, fundamental para que siempre estén en buenas condiciones.

Hay también razones más profundas, relacionadas con la captación y administración de energía, que refuerzan la importancia de respirar por la nariz.

(Continúa en el próximo post)

www.metododerose.com.ar

Entradas Relacionadas
No se encontraron Entradas relacionados!
Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *


Más comentadas