Lugares esenciales para comer fondue en la Patagonia

 

Pocas comidas deben reconfortar tanto el espíritu en invierno como una buena fondue. Hay para todos los gustos y preferencias: de carne (bourguignon), de queso, de tomate y de chocolate. En cada restaurant tienen sus secretos para prepararla con los mejores productos de la región. En Esencia, visitamos los lugares de Bariloche, Villa la Angostura y San Martín de los Andes donde mejor se prepara, cada uno con su sello distintivo. 

BARILOCHE…

Chez Philippe es un clásico bien conocido por la gente de la ciudad, a punto de cumplir veinte años. Su cocinero y mentor, Philippe Zwobada, está al frente de este restaurant junto con su esposa y su hija Désirée, quien está a cargo de la recepción de los comensales. Un lugar con un clima muy íntimo -tiene capacidad para 28 cubiertos-, con un hogar a leña que se enciende todas las noches. Allí sirven distintas fondue: “clásica de queso”, a partir de quesos gruyere, fontina y reggianito y “paisana”, de queso con panceta rehogada en manteca. Primera Junta 1080, Bariloche. - Tel. (02944) 42 7291 - Abierto todos los días desde las 20 horas.

Para acompañar la fondue de queso, se sirven panes, manzanas verdes, tomates cherry y salchichas. Otra de la fondue que se sirven en Chez Philippe es la de tomate, a base de salsa casera (y súper secreta), que se sirve con variedad de vegetales, como brócoli y repollitos de bruselas.

El Refugio es un restaurant ubicado sobre la ladera sur del Cerro Otto a 1300 msnm, y tiene una hermosa vista al Cerro Catedral y a los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez. Su cocina está a cargo del chef Martín Scaramuzza. En invierno, se accede en camionetas 4×4 y motos de nieve. Llegar hasta allí es toda una aventura. Por la noche, el salón se ambienta sólo con la luz de las velas colocadas en todo el refugio, para darle un marco romántico y especial a la noche. Luego de la recepción de los comensales con distintos tentempiés, llega el momento de elegir entre tres clases de fondue de queso: “clásica” (base de quesos gruyere, fontina y ementhal); “con finas hierbas” (los mismos quesos con tomillo y romero) e “infierno” (los tres quesos base más salsa tabasco y ajíes picantes). Para acompañar cualquiera de ellas, se sirven panes caseros, salchichas alemanas, panceta con azúcar negro, cubos de calabaza con aceto y miel y papas rústicas con semillas de lino. A la hora del postre viene la fondue de chocolate, a base de buen chocolate semi amargo y un toque de Bailey’s, pimienta negra, canela y crema. Se acompaña con frutas frescas, amarettis y masas. Ruta 82 s/n, Arelauquen Golf & Country Club - Tel. (02944) 47 6154 / 15 672317 - Abierto todos los días desde las 18 horas.

VILLA LA ANGOSTURA…

En Waldhaus, su cocinero y propietario, Leo Morsella ofrece Bourguignon, más conocida como fondue de carne. Básicamente, cada comensal coloca en su pincho un cubo de carne dentro del caquelón de hierro con aceite caliente, para que se cocine, una vez que llega al punto deseado, se saca y se “moja” en alguna salsa que se haya preparado especialmente para la ocasión. Waldhaus ofrece una propuesta que encanta a los turistas, en una cabaña típica del cantón alemán que refuerza la experiencia. Hay una gran bodega con buen surtido de marcas y uvas. Av. Arrayanes 6431 – Tel. (02944) 47 5323 – Abierto todos los días desde las 20.30 horas.

En Raíces Wine Bar se puede comer una buena fondue de queso mientras se disfruta de la vista al lago Nahuel Huapi. Si bien preparan la fondue de forma clásica, no es un ajo fresco el que se frota en el fondo del caquelón de hierro sino uno confitado, “es para darle un toque más sutil, y que éste sabor no esté luego tan presente”, indica Alejandro Holgado, uno de los chefs y propietarios del lugar. El fuerte del restaurant es la variedad de panes caseros con los que se acompaña la fondue: hay de cereales integrales, blanco y focaccia. A éstos se suman cubos grillados de carne, pollo y cerdo, más verduras al vapor, de modo de no “modificar” el sabor de los quesos. Una de las opciones para el postre es la fondue de chocolate, que se sirve con frutas frescas y flambeadas. En este caso, recomiendan acompañar con un espumante o vino fortificado. Av. Lagos 3314 - Tel. (02944) 15 618304 - Abierto de Martes a Domingos desde las 19 horas.

SAN MARTÍN DE LOS ANDES…

El Wine Bar de Paihuen se encuentra en las afueras de la ciudad y tiene una increíble vista al lago Lacar y a la montaña, que hace todavía más agradable comer allí una fondue de queso, al calor del hogar bien encendido. La cocina del wine bar y de los otros reductos gastronómicos del complejo, llevan la firma del chef Pablo Buzzo, uno de los referentes de la cocina patagónica. Las opciones para acompañar son los panes caseritos, las salchichas, los pepinillos y los tomates secos. Para maridar, hay ricas cervezas artesanales, tanto de San Martín de los Andes como de otras localidades del sur, y también una nutrida carta de vinos. Ruta Nac. 234 km. 78 - Tel. (02972) 42 8155 - Abierto todos los días desde las 17 horas.

Torino Bar & Bistro es otra de las opciones para entregarse a los placeres de compartir una fondue, siempre en buena compañía, en un ambiente muy intimista y distendido. Este reducto está en el centro de la ciudad  y está comandado por Nicolás Urquiza y Matías Venanzi, bajo la atenta mirada y guía de Pablo Buzzo como chef ejecutivo. M. Moreno 846 - Tel. (02972) 41 2614 - Abierto todos los días desde las 20 horas.

Por último, visitamos la Fondue de Betty, local que ya lleva 36 años en la gastronomía de San Martín de los Andes, “somos casi unos sobrevivientes”, dice entre sonrisas Beatriz Casanova, quien le da vida a este restaurant clásico de la ciudad, junto con su marido Guillermo. Tienen, entre otras, una fondue especial que viene con doce salsas distintas. Villegas 586 - Tel. (02972) 42 2522 - Abierto todos los días desde las 19.30 horas.


Entradas Relacionadas
Postre del Valle

Esta receta del chef naturista Mariano Navarro, fue seleccionada especialmente por el movimiento Slow Food para el evento Terra Madre en Turín. Donde todos los... 



Quenelle de hongos patagónicos con puntas de espárragos y crocante de jabalí ahumado

Receta de Mercedes Andreu – Fotos de Eliana Moscovich La primavera es época de hongos y la Morilla es uno de los más buscados y típicos de la Patagonia.... 



La energía vital de los alimentos – Raw Food

El 17 y 18 de Noviembre, Diego Castro chef de Verde Llama dictará en Bariloche un curso teórico-práctico de raw food, en el cual enseñará cómo aprovechar... 



Trucha marinada con pilaf de yamaní y habas, dip de tomate y salsa de limón

La trucha, que es patagónica pero no autóctona (contradicciones del sur, querido lector), va bien con la compañía de productos frescos fáciles de conseguir... 



Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *


Más comentadas