Marco Pertile, esencial

El fenómeno del rojo es la muestra del pintor Marco Pertile, la primera que realiza en diez años. Aprovechamos la oportunidad para entrevistarlo (no sabemos dónde estaremos dentro de una década…). A continuación, las frases más jugosas de nuestra charla con él:

Soy pintor, no soy artista. El que dice que es artista se subió al caballo medio temprano.

No voy a los museos, creo en mí mismo, no necesito ver qué hicieron los demás. Aunque no hubiera ningún pintor en el mundo, yo sería pintor igual.

Esto no es un negocio, no puedo cambiar de oficio. No podés cambiar de vida, si sos pintor, sos pintor. El tema es vivir dignamente, cuando el mundo que te rodea no te ve, te sentís ignorado malamente y vos lo hacés con tanto amor que no podés creer que no te vean. Esto hay que decirlo por una cuestión de principios, uno no puede esperar que venga un crítico y esté de acuerdo con lo que hacés.

El valor del arte se ha perdido totalmente, hoy es poco alimento. Es dramático es que nadie considere la pintura como algo necesario.

Vos vas a ver una bandita de pibes de veinte años que aprendieron a tocar la viola hace cuatro meses y te cobran cuarenta pesos la entrada, yo llevo más de cuarenta años pintando y todavía no puedo cobrar una entrada en una muestra, ¿cuál es la diferencia entre un músico y un pintor? ¿Por qué un pintor no puede cobrar una entrada? ¿Cómo hago yo para seguir pintando si no vendo un cuadro?

No nos enseñaron a leer la pintura como nos enseñaron a leer y a escribir. A los cuadros también hay que saber leerlos, no es solamente “me gusta o no me gusta”. La pintura es el primer lenguaje, mucho antes que la escritura y la música.

La pintura siempre se ocupó de hablar de ciertas cosas, de polemizar, primero estuvo al servicio de la Iglesia, luego de los reyes y ahora de nadie. Hoy el artista es más libre que nunca para decir las cosas. Berni fue el último pintor argentino que dijo algo. Yo no me considero un tipo social, que aborde temáticas sociales, lo mío es más íntimo. El protagonismo social crece porque hay un eco, hay alguien que te contesta, te motiva, te estimula. Si no hay un diálogo entre el pintor y el mundo esto es algo que no tiene gollete.

En Argentina no existe el valor de mercado, ningún pintor extranjero vendría a vender un cuadro acá porque vale diez veces menos. Pero yo a los colores los tengo que pagar diez veces más de lo que valen afuera.

Las grandes obras contemporáneas van al museo directamente, no pasan por la casa de la gente. Te compra el crítico, te inventan una historia, bla, bla, bla y terminás en el Malba. Se supone que el museo es para la gente consagrada, después de mucho tiempo que está reconocida la función de esa obra, cómo modifica el alma de quien mira esa obra. Hay mucha obra que está colgada en los museos y que no le cambió la vida a nadie.

Muchas obras conceptuales tienen que ver con un mercado que no tiene nada que ver con el arte. Se llama arte a algo que no es arte. Arte es también saber hacer, el arte contemporáneo lo hace otro, “tengo el concepto de lo quiero hacer pero lo mando a hacer con otra persona, lo hago en cera y después lo mando a hacer en mármol en un tamaño grande con un escultor porque yo no sé taller”. Eso no es ser artista.

Hay cuadros muy prolijos, bien hechos, inteligentes, pero que no tienen alma, no se ve al hombre detrás del cuadro. Parece que estuvieran hechos con láser, no hay margen para el error. No se sabe si es un hombre o una máquina quien hizo el cuadro. En mi pintura no quiero ser ni tan perfeccionista ni tan burdo. Los humanos somos imperfectos, buscar la perfección es un poco patético. La técnica tiene que estar al servicio de la pintura pero no algo extremo, porque si no se pierde la frescura, la gestualidad.

Los humanos somos imperfectos, buscar la perfección es un poco patético.

Soy el único pintor de Bariloche que expuso con los viejos pintores de acá, como Américo Panozzi, Hans Lauer. Yo en ese momento era la vanguardia de Bariloche. Hoy la vanguardia son dos millones de personas, eso pasa a ser el ejército. La vanguardia son unos pocos locos que van al frente. El arte contemporáneo parece que es todo vanguardia y eso no es verdad. Y la gente no lo entiende pero lo compra igual porque alguien se lo vendió.

Esta muestra se llama El fenómeno del rojo aunque no todos los cuadros son rojos, me gusta el nombre el inglés “The red phenomena” porque suena a un tratado de ciencia y esto no deja de ser una ciencia vista desde otro lado. La ciencia del color tiene que ver con la experiencia de uno con los colores y lo que sabe que puede lograr con el color y lo que no. El rojo es el color más bajo del espectro, viene el negro y después viene el rojo y arriba de todo el violeta. El negro y el rojo son los más pasionales, los más violentos, si se quiere. El rojo se ve luminoso pero no como sangre, sino energía pura. Como la vida misma, la vida es un caldo de cultivo en la que crecen colores.

Usar los viejos materiales, la tradición, que es lo que yo defiendo. El óleo es otra historia, tiene otro brillo, otra luz, el placer del olor, cosas que con el acrílico no lo lográs. Es como seguir teniendo una mesa de madera, no todo tiene que ser super moderno para estar vivo.

A veces pinto de vuelta el mismo cuadro porque lo vendo y lo extraño, y tengo derecho a hacerlo. También tengo derecho a seguir desarrollando una idea, porque me interesa qué pasa dentro de esa fórmula, de la armonía de ese cuadro, volver a vivirla para poder disfrutarlo otra vez, porque es un goce hacerlo… o una tortura. Aunque hay cuadros que no se pueden repetir porque son parte de una manera de pintar que no se puede repetir.

Todos los días aprendés, buscás nuevas metas, avanzás sobre las ideas. Ahora sé cómo lograr un clima determinado, cierto color, qué me puede dar este color y qué puede darle al otro porque de eso se trata, esto es un diálogo, quiero que sea visto, que lo disfruten y lo sientan, que se emocionen.

La muestra El Fenómeno del rojo permanecerá abierta al público hasta el 25 de Febrero.

Sala de arte del Hotel Cacique Inacayal

Av. Juan Manuel de Rosas 625

Tel. (02944) 43 3888

Entradas Relacionadas

A partir de un cable que disparó la agencia Telam, vario medios nacionales se hicieron eco de la noticia: La ciudad balnearia de Miramar prepara un huevo de chocolate... 



Bariloche: Preparan el huevo de Pascua más grande del mundo

Pasteleros de Bariloche comenzaron en el Centro Cívico la elaboración de un huevo de chocolate de 8,50 metros de altura y 5 de diámetro, “el más grande... 



Nuevo instrumental que detecta la presencia de partículas de cenizas en suspensión

El aeropuerto de San Carlos de Bariloche fue dotado de un equipo de fabricación íntegramente nacional que permitirá medir la presencia de partículas de cenizas... 



Bariloche armará un cartel con 250.000 botellas que será fotografiado por Google Earth

La campaña invitará a vecinos y turistas a llevar las botellas descartadas a canastos dispuestos en varios puntos de la ciudad, para su acopio en depósitos del... 



1 comentario
  1. Carlos Arayaa dice:

    Me encanta Marco, sin pelos en la lengua, Directo. Uno de los valuartes artísticos de la Patagonia.

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *


Más comentadas